Establecida en 1994, la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (CNULD) es el único acuerdo internacional jurídicamente vinculante que vincula el medio ambiente y el desarrollo con la gestión sostenible de la tierra. La Convención aborda específicamente las zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas, conocidas como tierras secas, donde se encuentran algunos de los ecosistemas y pueblos más vulnerables.

"La restauración del paisaje es la forma más barata y eficiente de acción climática, que sitúa a las personas y los ecosistemas en el centro del desarrollo. Revivir los paisajes degradados para amplificar los retornos en todos los sectores es una idea beneficiosa para todos."

- Ibrahim Thiaw, Secretario General Adjunto de las Naciones Unidas Secretario Ejecutivo de la Convención de Lucha contra la Desertificación

 

es_ESEspañol