La Reserva de la Biosfera Sierra Gorda abarca 33% del estado de Querétaro. Situada entre las biorregiones neoártica y neotropical de América, la zona es accidentada y muy diversa. La rica variedad del paisaje hace de la Biosfera de la Sierra Gorda un microcosmos de la biodiversidad mexicana. Los bosques nubosos y templados, los bosques tropicales y ribereños y las zonas semiáridas y semidesérticas albergan 2.308 especies vegetales, 343 aves, 111 mamíferos, 134 reptiles y anfibios y 800 especies de mariposas. Desde 1987, el Grupo Ecológico Sierra Gorda (GESG) lidera un movimiento regenerativo para desarrollar soluciones que valoren los servicios ecosistémicos y la biodiversidad, al tiempo que impulsa un cambio transformador entre las comunidades locales.  

Se trata de la segunda zona protegida más poblada de México, con graves problemas de deforestación, urbanización, erosión del suelo, incendios forestales y escasez de agua. Aunque existen leyes de protección del medio ambiente, faltan reglamentos y aplicación de la ley, y las zonas protegidas suelen ser taladas por madereros ilegales y comerciales y agricultores locales. Los perros y gatos domésticos y asilvestrados están diezmando la fauna salvaje de la región. El cambio climático está exacerbando los problemas, con sequías prolongadas que secan los embalses y reducen la capacidad de los bosques para autogenerar agua. 

En 2021, Commonland empezó a colaborar con el Grupo Ecológico Sierra Gorda a través de una pequeña subvención para sintetizar un registro de carbono para propietarios forestales. Además, para apoyar las oportunidades de negocio en el paisaje, Commonland apoyó la creación de un negocio de aromáticas para cosechar orégano silvestre, damiana y piñones rosados en las zonas semiáridas. A lo largo de la colaboración, Commonland está apoyando al GESG como sparring en la restauración holística del paisaje, con comunicaciones y visibilidad, y para identificar oportunidades de financiación. 

Visión 

El GESG pretende ser un modelo de cogestión social e institucional, con reconocimiento local efectivo que garantice la conservación de la biodiversidad en la Sierra Gorda. El GESG será una organización autosuficiente que cuente con fuentes de financiamiento propias para cubrir los gastos operativos de sus programas in situ, con recursos humanos y materiales suficientes para realizar actividades encaminadas a conservar y regenerar el patrimonio natural, promoviendo el desarrollo sustentable, con acciones que cuenten con la participación y el apoyo social. 

Desafíos:  

  • El cambio climático está provocando un aumento de las temperaturas y sequías prolongadas. 
  • El ganado y los animales de compañía (perros) sin control por parte de los propietarios tienen un impacto significativo en los bosques y la fauna salvaje.  
  • La urbanización está ejerciendo una mayor presión sobre las zonas naturales debido a la falta de infraestructuras, por ejemplo, para la gestión de residuos.  
  • Los nuevos modelos de negocio tardan en probarse y alcanzar la sostenibilidad a largo plazo.    
  • Lograr la plena implantación de la educación medioambiental en las escuelas oficiales de la región. 

Oportunidades:  

  • Desarrollar una economía basada en la conservación mediante el apoyo a actividades de valor añadido dentro del paisaje, por ejemplo, el procesamiento de sustancias aromáticas y piñones para venderlos a un precio superior. 
  • Reforzar la red de ecoturismo comunitario 
  • Otros mecanismos financieros, como las tasas de circulación de vehículos y los impuestos sobre el carbono, han proporcionado pagos por servicios ecosistémicos (PSE).  
  • Ampliar la red de zonas protegidas y mejorar las actividades de conservación, incluida la gestión y el control de incendios 
  • Promover el aprendizaje y el conocimiento generado en la Reserva de la Biosfera Sierra Gorda a escala regional y nacional. 

Impacto:

  • Al menos 18.000 niños de 170 escuelas han asistido al programa de educación medioambiental 
  • En la actualidad hay 420 profesores formados con el Diploma en Desarrollo Sostenible "Herramientas didácticas para la acción por el clima", y 70 escuelas aplican el "Protocolo Verde" en la región. 
  • Más de 80 ecolugares forman una red de turismo rural y constituyen un ejemplo de turismo que opera dentro de un Espacio Natural Protegido.  
  • Más de 300 personas se benefician directamente del programa de Pago por Servicios Ecosistémicos, que abarca más de 14.000 hectáreas. 
  • Voluntarias gestionan 113 centros de reciclaje en comunidades rurales que recogieron 4.000 toneladas de material reciclado el año pasado. 
  • La población local recibió unos ingresos directos de $1,8 millones de USD gracias a las soluciones basadas en la naturaleza impulsadas por el GESG. 
es_ESEspañol