En todo caso, 2019 fue un año de concienciación. Uno que vio a millones marchando por las calles de todo el mundo, exigiendo acción climática. 2019 fue también el año en que este llamamiento al cambio se vio respaldado por políticas concretas, como el Decenio de las Naciones Unidas para la Restauración de los Ecosistemas, el Pacto Verde de la UE o el billón de árboles del Foro Económico Mundial. La conciencia colectiva demuestra que este es un momento de despertar, en el que nos convertimos en hacedores, no solo en soñadores.

"Conscientes de que la gestión sostenible del paisaje es de gran importancia para encontrar soluciones a los problemas relacionados con el clima, la alimentación y la biodiversidad, esta crisis ha dejado claro que unos ecosistemas sanos, unas personas sanas y nuevas formas de hacer negocios están intrínsecamente relacionados. Por eso, los sistemas regenerativos de uso de la tierra combinados con soluciones basadas en la naturaleza y la conservación son el único camino a seguir. Estamos convencidos de que podemos acelerar este proceso si contamos con un enfoque común que sea práctico y esté orientado a los negocios, de manera que la gente lo entienda. El marco de los 4 Retornos sobre la gestión holística del paisaje es prometedor.

En 2019, consolidamos nuestros hallazgos, reflexionamos sobre nuestros aprendizajes y repensamos nuestra estrategia para identificar los próximos pasos para ampliar nuestro impacto. Junto con el equipo y la junta directiva, seguimos un cuidadoso proceso para replantear nuestra visión, misión y estrategia con la participación de nuestros socios paisajistas y nuestra red de expertos. El resultado fue una ambiciosa misión: conseguir que 100 millones de hectáreas sean gestionadas de forma restaurativa en 2040, en el marco del Decenio de las Naciones Unidas para la Restauración de los Ecosistemas. Pretendemos alcanzar esta misión con un enfoque mejorado de la gestión de las partes interesadas, modelos empresariales de agricultura regenerativa, silvicultura y finanzas, junto con tres "escalas" de divulgación. Para lograrlo, el equipo de Commonland necesitaba una nueva estructura organizativa y centrarse en la comunicación, la política, el desarrollo empresarial y la movilización de fondos. Por eso, la monetización de los 4 paisajes de retorno se convirtió en una prioridad, ya que esos conocimientos son necesarios para convencer a financiadores e inversores. Las primeras conclusiones son prometedoras y demuestran que la gestión sostenible del paisaje es una de las formas más rentables de generar más ingresos y reducir los riesgos climáticos, ecosistémicos y sociales.

Seguiremos por este camino y crearemos más asociaciones para cumplir nuestra misión: convertir paisajes degradados y mal gestionados en ecosistemas, economías locales y comunidades prósperas."

Béla Jankovich, Presidente

Encuentre todas las actividades, aspectos destacados e historias de 2019 en nuestro Informe Anual aquí.

es_ESEspañol