Inclusión en la restauración paisajística

Las personas que viven y trabajan en un paisaje deben participar en su restauración porque son los guardianes a largo plazo de la tierra y los más afectados por lo que ocurre en su paisaje. Garantizar que la restauración del paisaje sea inclusiva y participativa puede resultar difícil. Requiere equilibrar las complejas prioridades y necesidades de todos, desde los agricultores a los gestores de la tierra, desde los ecologistas a las organizaciones locales de defensa de la naturaleza, desde los líderes comunitarios a los organismos gubernamentales, y muchos otros. Para hacer frente a retos tan complejos como estos, es necesario poner en marcha procesos que faciliten el entendimiento mutuo y la colaboración entre personas con intereses muy diferentes.

Nuestros procesos

Commonland implica a socios y partes interesadas en distintos procesos, en función de lo que sea necesario cambiar en un paisaje o región para impulsar el programa de restauración.

Asociaciones paisajísticas: una visión compartida

Cuando trabajamos en un paisaje, o en el marco de nuestras asociaciones paisajísticas, seguimos un proceso de cinco elementos llegar a un entendimiento y una visión compartidos del paisaje.  

Los participantes se comprometen a un proceso a largo plazo para encontrar formas de contribuir colectivamente a la restauración del paisaje. Presentamos la 4 Marco de devoluciones y la noción de separar los paisajes en tres zonas para ayudar a los interesados a ajustar sus actividades según las necesidades y valores de cada área específica. El objetivo es crear un plan integrado y holístico para el paisaje de las próximas décadas.

4 Returns Labs: crear un cambio de sistemas a gran escala

Dentro de un paisaje, puede haber barreras creadas por el sistema más amplio del que forma parte el paisaje. Por ejemplo, las leyes pueden impedir la ampliación de las iniciativas de un solo paisaje. Hemos aprendido que para crear un impacto duradero y significativo, a menudo tenemos que hacer frente a las barreras sistémicas en una región más amplia. Por eso, nuestros 4 Laboratorios de Retorno tratan de orientar a las partes interesadas de una región, más que a un único paisaje. Involucra a las partes interesadas de todo un sistema -agricultores, bancos, responsables políticos y otros- y se centra en el aprendizaje mutuo y la creación de cambios en el sistema. 

4 Los Laboratorios de Retorno son una serie de talleres que reúnen a las partes interesadas para que aprendan unas de otras. El énfasis se pone en el aprendizaje como experiencia mutua, ya que todos los participantes exploran las causas subyacentes de la degradación de la tierra, crean una visión compartida y formulan juntos planes de acción para sus paisajes.

Colaboración de todo el sistema para abordar la complejidad

La degradación de los paisajes tiene múltiples causas, muchas interdependencias y diversas partes interesadas, cada una de las cuales entiende de forma diferente cuál es el problema y quién debe solucionarlo. Para alcanzar objetivos holísticos de restauración del paisaje a gran escala, los esfuerzos deben abordar de forma integrada la compleja naturaleza de los paisajes ecológicos, sociales, económicos y políticos. 

A menudo, cada uno de los actores intenta resolver la pieza del rompecabezas que considera suya desde su perspectiva individual y su posición en el sistema, sin comprender la ecología y la dinámica social de toda la zona y el sistema más amplio en juego. 

Cuando las partes interesadas cambian su perspectiva del beneficio personal a corto plazo al bienestar compartido a largo plazo, puede producirse un cambio sistémico basado en la concienciación. Las personas crean una intención compartida y el trabajo necesario se hace evidente durante el propio proceso. 

4 Laboratorios de devoluciones

4 Returns Labs combinan nuestra práctica 4 Marco de devoluciones con la Teoría U, un método basado en la concienciación que permite el cambio de sistemas desarrollado por el Presencing Institute.

Cinco fases son esenciales para que un grupo diverso de partes interesadas concilie intereses contrapuestos y cree sinergias que conecten a personas, empresas y organizaciones hacia la visión conjunta y el plan de acción de un paisaje saludable a largo plazo. A cada elemento corresponde una serie de talleres. No se trata de un proceso estrictamente paso a paso, ya que las fases pueden solaparse o repetirse:  

1 Co-iniciador

Forjando relaciones, las partes interesadas se reúnen para concienciarse y confiar las unas en las otras y crear una intención compartida inspiradora para el paisaje basada en los 4 Retornos  

2 Codetección 

Los socios intercambian información y debaten perspectivas para llegar a un entendimiento común de lo que ya funciona y de lo que podría ser posible si todos trabajáramos juntos. 

3 Coestrategia 

Para pasar del aprendizaje a la acción, las partes interesadas crean una visión del paisaje y acuerdan un plan de acción colaborativo.  

4 Co-crear 

Empiezan a realizar acciones a pequeña escala (prototipos) sobre el terreno, reflexionan sobre esas acciones y se adaptan para aprender rápidamente e integrarse estratégicamente. 

5 Coevolucionar 

Una vez elegidos los prototipos de la fase 4 que mejor se adaptan al entorno, trabajamos con las partes interesadas para desarrollar planes de acción estratégicos y seguir apoyando la ampliación, adaptación y reproducción de estas soluciones. 

Redes regionales de aprendizaje

Junto con nuestros socios, Commonland crea y acoge redes regionales de aprendizaje en todo el mundo que se basan directamente en el trabajo de nuestros laboratorios. Estas redes están compuestas por líderes del paisaje de todos los laboratorios que hemos acogido. En ellas, los líderes del paisaje pueden establecer colaboraciones a largo plazo con actores relevantes del paisaje, aprender unos de otros y superar las barreras sistémicas a su trabajo, como la falta de infraestructura financiera o las políticas restrictivas.

es_ESEspañol